El exrector Alfonso Reyes Alvarado presenta su libro e invita a ser los mejores profesores

Paralelo a esta presentación, Alfonso Reyes Alvarado extendió un generoso tributo a los buenos docentes.

Un generoso llamado a ser los mejores profesores extendió a los docentes Alfonso Reyes Alvarado, exrector de la Universidad de Ibagué, durante la presentación del libro Educación superior, ciudadanía y desarrollo, acto que se constituyó como inicio de la celebración del Día del Profesor.

Los cerca de 90 discursos producidos durante su ejercicio como rector de la Institución entre 2009 y 2016, que se condensan en este trabajo editorial, tienen como hilo conductor la importancia de un buen docente como formador de estudiantes capaces de crear su propia reflexión.

“Es la formación sustentada en la ética del cuidado, el cuidado del uno, del otro y de otros, en la que se desarrolle un pensamiento crítico, un escuchar empático, una comunicación efectiva y un actuar sistémico, todo un ejercicio responsable de ciudadanía”, explicó, basado en el nuevo conocimiento de Alexander von Humboldt.

Con esta publicación, se busca expandir el interés del ejercicio académico infundado por Reyes Alvarado durante su periodo directivo, que se centró siempre en el abordaje y la articulación de la educación superior, la construcción de ciudadanía y el desarrollo regional.

“Articular esos tres elementos ha sido mi interés en los años recientes. Como rector pude conversar bastante sobre ellos con profesores, administrativos y amigos de la Universidad. De allí surgieron las ideas plasmadas en los libros que entregamos a los profesores, para que puedan utilizarlos en sus aulas”, agregó.

Buena escritura y ejercicio integral

Para él, evocando resultados de la investigación del estadounidense Ken Bain, ser muy buen docente implica la formación de buenos ciudadanos, “que sean capaces de ejercer con responsabilidad los diferentes roles sociales que ocuparán en sus vidas. Restringirse a la formación de buenos profesionales no es suficiente”.

Reyes enfatizó en que los mejores profesores “conocen a profundidad el tema que enseñan, la historia y su desarrollo, comprenden la génesis de las ideas y por qué estas fueron cambiando al transformarse el contexto que les dio origen”.

“Los buenos profesores no solo tienen la disciplina de pensar en su área sino, también, la habilidad de pensar en su propia forma. De allí que los buenos profesores no están interesados en simplemente transmitir conocimientos sino, además, en ayudar a que los estudiantes construyan su capacidad de reflexión”, añadió.

Con la sensatez que lo caracteriza, el anfitrión dejó la inquietud de que "más que generar preguntas de selección múltiple para verificar si memorizan los datos que sus estudiantes leyeron o escucharon, se plantee preguntas abiertas que propicien en ellos el uso argumentativo de la información ya recabada”.

La relación cordial que se debe consolidar entre estudiantes y docentes, estos últimos como posibilitadores de la construcción de cultura democrática, fue otro de los grandes mensajes entregados por Reyes en este acto, en el que enfatizó, además, en la urgencia de una escritura adecuada entre los universitarios.

“Me parece que leer y comprender lo que se lee, pensar basados en hechos y escribir de una manera correcta deberían ser los tres pilares de la educación en Colombia”, puntualizó.

Homenajes y agradecimientos sinceros

Al iniciar el acto, Reyes Alvarado extendió un sentido mensaje ante el fallecimiento de José Raúl Ossorio Ruiz, a quien reconoció como alguien muy cercano a los intereses de la entonces recién fundada Coruniversitaria, en su desempeño como director Administrativo y Financiero y como presidente alterno del Consejo Superior.

También agradeció a personas como Jaime Corredor e Isabel Camacho, “quienes en momentos distintos me sugirieron hacer esta publicación”; a Gloria Molano y a Victoria Kairuz, para, acto seguido, invitar a disfrutar de la lectura de este compendio sobre temas urgentes de discusión en las aulas de clase.