El valor identitario de las palabras

Colombianismos
De izquierda a derecha: Gina Quintero, María Camila Celis (moderadora) y Gustavo Hernández. 

¡Quihabido, papá! Con esta expresión, Gustavo Antonio Hernández, invitado oriundo del Huila, saludó a los asistentes al Conversatorio sobre Colombianismos que se desarrolló en la Universidad de Ibagué el 22 de abril.

Este conversatorio giró en torno al trabajo efectuado por nuestra docente Gina Quintero en el Diccionario de Colombianismos, del Instituto Caro y Cuervo, y la pasión identitaria de toda una vida de Hernández por su departamento.

Gina Quintero expuso, de manera breve, las características técnicas del Diccionario, para así dar apertura a una charla amena, en la que las palabras autóctonas de nuestra región invitaban a la risa, al recuerdo y al aprecio por nuestra cultura.

Hernández compartió el gusto personal por la palabra arruncharse, verbo tan nuestro que se traduce en cercanía, en calor humano. “Mi mamá me llamaba a arruncharme con ella, entonces recuerdo amor al oírla, me gusta mucho”, dijo.

La docente Gina Quintero compartió con el público la expresión parar palo y las caras del auditorio se sonrojaron. Quintero explicó que este término está ligado a la deuda, a no pagar lo que se debe. Los asistentes, por sus rostros y sus risas, habían dado connotación sexual a la expresión.

Ella habló de la palabra riogo, alusiva al aderezo culinario con que se preparan algunas comidas. Despejó dudas sobre la palabra orearse, que significa tomar aire, y otras más, no sin antes reconocer en su ejercicio docente, en la cercanía con los estudiantes y en la riqueza dialéctica de Guamo, su municipio, un fortín importante para su trabajo en el Diccionario.

Entre tanto, el invitado especial se tomó confianza para cantar unos versos en aire de rajaleña del legendario compositor opita Jorge Villamil Cordovez:

Cuando yo me fui de aquí
Tú usabas las meras quimbas
Pero ahora ya volví
Dizque andas en zapatillas

Los asistentes también compartieron algunas palabras y reconocieron el valor cultural e histórico que hay en nuestras palabras.

En Unibagué somos orgullosamente tolimenses.